En un ser humano hay cantidad suficiente de hierro para hacer un clavo pequeño de tres centímetros.