En promedio, desde que ponemos la cabeza en la almohada hasta que nos quedamos dormidos, pasan aproximadamente siete minutos.