La palabra “demencia” proviene del latín “de” (alejado) y “mentis” (mente). O sea mente alejada o mente extraviada, no conectada a la realidad.