El bostezo es muy contagioso porque el cerebro lo relaciona con el sueño y sopor. Al ver a una persona bostezando, se produce esa ración en uno mismo.