La experiencia, aunada a la vejez, despierta en la mayoría de las personas aptitudes “dormidas”, como ser más analítico ante la realidad, sensibilidad hacia las bellas artes, prudencia y sabiduría en la vida.