Todos tenemos amnesia infantil, no recordamos casi nada de lo que sucedió en nuestros primeros dos a tres años de vida. Esto es totalmente normal.