Cerca del 90 por ciento de nuestro cerebro es agua. Si le faltara tan solo una cucharada sopera de agua a su consistencia, el cerebro buscaría compensar el faltante con agua de cualquier parte del cuerpo.