Gracias a la queratina, en los adolescentes sus uñas en manos y pies son el doble de resistentes que las de cualquier persona de más de 40 años de edad, en la adultez esa sustancia es absorbida por los huesos.