Muchas mujeres abren la boca cuando se ponen el rimel en sus pestañas, ya que curiosamente y de manera inconsciente de esa manera detienen el pestañeo.