El secreto de Cleopatra, para tener una piel corporal muy suave era el baño con leche y el humectar su piel con aceite de almendras y miel de abeja.