Si con una cabellera de un metro de largo se hiciera una trenza del grueso de un palo de escoba para usarla como un mecate, éste podría aguantar un peso de hasta una tonelada.