No hay ni una sola letra “e” en la novela Gadsby, de Ernest Vincent. La escribió así porque su máquina de escribir tenía esa tecla descompuesta.