En los años cincuentas, el primer animal que ganó un Oscar como protagonista fue una mula llamada Francis, que compartió cartelera con el actor Donald O’ Connor en “La mula Francis”.