La mayoría de las flautas usadas por los músicos profesionales de las orquestas sinfónicas están hechas de plata Sterling, oro de 14 kilates o platino.