La película “Titanic” costó más de 28 veces lo que costó en su época construir el propio barco. ¡Y recuperó el triple de lo invertido en la taquilla mundial!