Está comprobado científicamente, que aprender a tocar música clásica y tocar un instrumento musical aumenta el coeficiente intelectual.