La palabra acróbata viene del griego akrov (punta) y bateo (andar). Es decir “andar sobre las puntas de los pies” o “andar sobre los dedos de los pies”.