El primer zoológico de toda América estuvo en la gran Tenochtitlán y fue propiedad del emperador Moctezuma. Tenía animales de todo tipo y hasta bisontes. Estaba ubicado donde hoy es Palacio Nacional en la Ciudad de México.