Un mosquito se llena con tan solo cuatro milímetros cuadrados de sangre, lo equivalente a una gota.