Los monos hembra de Barbería, que habitan las montañas de Marruecos, África, son la única especie
que al acabar de amamantar a sus crías, se beben su propia leche para descargar sus tetillas.