Por el cuerpo de un elefante adulto corren más de 350 litros de sangre.