Cortar la cola a los perros dejándolos rabones proviene de una creencia romana de hace 2,000 años que un perro sin cola no transmitía la rabia.