Las patas de los camellos están especialmente diseñadas para el desierto. Cada pata tiene dos grandes dedos que le evitan hundirse en la arena.