Algunos osos polares se vuelven de color verde, debido a las algas que crecen en su piel.