La medusa Turritopsis nutricula es inmortal. Al alcanzar la madurez, puede revertir su ciclo de vida y empezar de nuevo.