Las lombrices de tierra más grandes del mundo están en Australia. Llegan a medir dos metros de largo y son tan gruesas como la mano del lector.