Un hipopótamo puede correr a una velocidad de hasta 50 kilómetros por hora. Esto es, más rápido que una persona.