Los osos polares son magníficos nadadores. Pueden nadar distancias de más de 20 kilómetros sin descansar.