En 1879, en Bélgica intentaron utilizar gatos para entregar el correo, pero los felinos nunca hicieron caso.