Una jirafa adulta puede, con tan solo una coz, romperle el cráneo o las costillas a un león.