Ciertas especies de insectos como los pulgones y las chinches de jardín nacen ya preñadas. Al llegar a la madurez tienen sus crías cuando los machos escasean y no hay cópula.