“Pusuke”, el perro más longevo del mundo, murió a los 26 años y 9 meses de edad en Japón.