Las boas trepan a los árboles y desde la altura esperan por su presa. Se dejan caer sobre ella y la tiran, cuando está aturdida por el golpe de inmediato la enrollan y la asfixian apretándola.