El búho es un cazador extraordinario y no se le escapan las presas aunque esté rodeado hasta de un noventa y cinco por ciento de oscuridad.