Los buitres y otras aves carroñeras tienen la cabeza calva para que las bacterias que se les pegan de los animales podridos mueran a causa de la luz solar.