Una serpiente puede dormir hasta tres años seguidos en una profunda hibernación bajo tierra.