Cuando una ballena pare a su cría, segrega una sustancia transparente con moléculas a más de un kilómetro de diámetro y tiene propiedades que ahuyentan a tiburones y otros depredadores.