Las ardillas usan “alarmas ultrasónicas” para avisarse entre ellas de posibles peligros, ya que emiten sonidos especiales, no audibles para el ser humano.