La larva de la abeja reina es incubada por abejas calefactores que emiten calor al moverse en un solo lugar a velocidades muy altas. gran parte de la miel de la colmena se utiliza para alimentar a estas abejas calefactores.