Las abejas mieleras matan más personas por año que las serpientes venenosas.