El platillo favorito de los cavernícolas del Paleolítico, en la prehistoria, eran los mamut, y lo aprovechaban todo: Su piel para cubrirse y sus huesos para hacer estructuras para hacer sus tiendas.