Los romanos conocían a las almendras con el nombre de nueces griegas.