A nuestros deliciosos frijolitos los aztecas les llamaban “Ayacohitli” (ayocotes), que quiere decir “frijol grande” o “frijol gordo”.