Hitler fue quien “puso de moda” hasta la fecha, que las langostas y cangrejos para cocinarlos fueran metidos vivos en agua hirviendo, “por que así sufrirían menos”.