Comer una manzana es más eficaz que un café para despertarse. Tiene sustancias que activan los centros nerviosos y los mantienen alertas.