El ingrediente más utilizado por las empresas farmacéuticas es el azúcar. Es un producto esencial para hacer menos desagradable el sabor de las medicinas, aporta cuerpo y solubilidad y evita que las pastillas se rompan.