A fines del siglo XIX, inmigrantes alemanes llevaron a Estados Unidos el “filete americano al estilo Hamburgo”, que era carne molida. Cocineros norteamericanos lo metieron en un pan, crearon los ingredientes y así nació la hamburguesa.