En la mayoría de los establecimientos de comida rápida, utilizan el color amarillo, rojo y naranja porque son colores que estimulan el apetito.