En las Filipinas, los murciélagos vampiros son considerados una delicia culinaria al ser hervidos en leche de coco.