En Maryland, Estados Unidos, es el lugar en donde se consume la mayor cantidad de mejillones de todo el mundo.